Pesadilla

¿Te acuerdas de esas pinches pesadillas que a veces teníamos? Donde uno de los dos dejaba al otro. Pues acabo de tenerla otra vez. No había gritos ni motivos, solo me dejabas. Nunca antes habia avanzado tanto el sueño para llegar al duelo, de pronto abrí los ojos para sentir un alivio fugaz al notar que sólo era un sueño, al estirar la mano para aliviarme y no encontrar la tuya, solo me recordó que ahora vivo en una eterna pesadilla.

V.